No parrots for me!

No more pet parrots

Trade and tenure of Hispaniolan parrots is contributing to their extinction. 

Parrots were relatively common in the wild until recently.  Our parents and grandparents often saw them overflying fields and forests.  Their beautiful green flocks crossed the skies, while their noisy calls filled the air….

But not anymore… This is because humans have destroyed or greatly degraded many of their forest habitats, which are their home.  We have also made them captive to keep as pets in our homes, robbing them the opportunity to reproduce.  Their ability to repeat words makes them very appealing to many humans, who keep them in cages or with some of their flying feathers clipped.  

Keeping pet parrots its illegal: Their capture, trade and/or possession is banned by  Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales No. 64-00.  But this law is rarely enforced and the sale of parrots in the whole country continues.  Every year, most of the nests laid by parrots are robbed and the fledglings sold.

This trade harms them because many of the robbed fledglings do not make it. Most die within the first few days or while being transported to larger cities and towns. Competition for getting to these fledglings is intense and their are increasingly taken earlier, while still not having any feathers nor opened their eyes. It is like kidnapping a newborn baby from its mother´s care.

Una cotorra cautiva nunca podrá reproducirse ni volar libre

Otro problema es que para sacar los pichones, los depredadores destruyen las cavidades en los árboles donde anidan las cotorras y que reutilizan cada temporada.   Esto reduce la posibilidad de anidar de muchas cotorras, ya que no existen tantas cavidades que puedan utilizar en su ambiente natural.  

Al sacar a la mayoría de pichones que se producen cada año, las cotorras no pueden mantener su población silvestre, y mucho menos volver a lo que fueron antes. Es como si a una población humana le matáramos todos sus hijos recién nacidos todos los años durante mucho tiempo.

Este es el interior de un nido de cotorra dentro del tronco de una palma seca en el Parque Nacional Jaragua. 

Al tener una cotorra en nuestra casa le estamos cerrando las posibilidades de que se reproduzca en su vida. Aún si la liberamos, esta cotorra no podría adaptarse de nuevo al monte, pues no tuvo el cuidado de sus padres en que aprendía cuáles eran los alimentos del bosque, dónde estaban, y cómo comerlos.

 

Si continua este comercio, desaparecerán nuestras cotorras en unos pocos años. Si en verdad quieres a las cotorras y el medio ambiente de tu país, colabora con nosotros. No compres cotorras o las aceptes como regalo, porque estarás contribuyendo a su extinción. Y corre la voz: ayúdanos a difundir esta información y a explicarle a la gente el daño que causa tener las cotorras como mascotas.

Este es un nido robado y destruido para siembre en el Parque Nacional Jaragua.

Conoce más sobre este tema descargando nuestra presentación educativa “Amores que Matan” o 

viendo este documental corto que hicimos en colaboración con Orgullo de Mi Tierra del Centro Cuesta Nacional

La ruta de la cotorra

Hemos estado llevando este mensaje  a grandes y chicos en toda República Dominicana para empezar a cambiar la demanda por cotorras como mascotas. En esta tarea nos ha ayudado doña Cuca, nuestro disfraz de cotorra. 

2017_12_02_Agora_cotorra_YLeon_028
DSC_0201
Photo 11. Informative sessions in Santo Domingo, 2017.
DSC_0329
Agora_Chapa_Yoli_2017_12_17_AsambleaGJ_023
Agora_Chapa_Yoli_2017_12_17_AsambleaGJ_020

Con el apoyo de: