Tortuga carey juvenil en Cabo Rojo, Pedernales

Tortugas Marinas

Se conocen cuatro especies de tortugas marinas en las playas y mares de nuestra isla, La Española.  Estas son: el carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga verde (Chelonia mydas), el tinglar (Dermochelys coriacea) y la caguama (Caretta caretta).  De éstas, sólo las tres primeras anidan en nuestras playas. El carey y la tortuga verde también ocupan áreas costero marinas de nuestro literal, como son arrecifes de coral y pastos marinos. Constituyen el grupo de animales más grande y espectacular que sobrevive en República Dominicana. 

Lamentablemente, todas estas especies se consideran en peligro de extinción.  Esto se debe a que han sido explotadas por varios siglos para aprovechar su carne, huevos y, en el caso del carey, su concha. Sin embargo, estos reptiles juegan un papel muy importante en mantener la salud de sus ecosistemas: el carey, por ejemplo come esponjas y otros invertebrados que compiten por espacio y luz con los corales; las tortugas verdes reciclan nutrientes y podan sanamente los pastos marinos; las tortugas nidificantes aportan nutrientes a la vegetación de la playa. 

Nuestro trabajo

Playas de anidamiento

Tortuga tinglar anidando en Bahía de las Águilas

Las tortugas marinas necesitan playas arenosas para incubar sus huevos en nidos que excava en la arena.  Estos nidos son puestos durante la noche por las hembras y tras unos dos meses, si todo va bien, eclosionan o salen sus crías. Sólo salen las hembras adultas a desovar a tierra, y esto lo hacen cada dos o tres años. Pero el año que sale a poner, cada tortuga hembra puede poner entre 80 y 230 huevos, y repetir hasta 7 veces con intervalos de 10 a 14 días, dependiendo la especie y su talla.

Crías de carey saliendo de su nido en isla Saona

En República Dominicana, en las playas de anidamiento les roban muchos de sus nidos por falsas creencias de que son medicinales o especialmente nutritivos. También a veces la gente las mata para comer su carne. En el pasado también la concha de la tortuga carey era muy apreciada para hacer artesanías.

Áreas de alimentación

Tortuga carey en Cabo Rojo, Pedernales

 Después que las crías de carey, tortuga verde  pasan un tiempo en alta mar, se acercan de nuevo a las zonas costeras cuando alcanzan unos 20 cm de caparazón. Allí se hacen residentes en hábitats como son arrecifes de coral y pastos marinos.  Allí se alimentan y crecen. La tortuga carey se alimenta mayormente de esponjas y otros invertebrados que viven entre el coral, mientras que la tortuga verde come sobre todo pastos marinos, como la hierba de manatí y la hierba de tortuga.

Tortuga carey juvenil muera en redes de pesca en Cabo Rojo

 Lamentablemente, en estos hábitats costeros las tortugas marinas coinciden con las actividades pesqueras de los humanos. A veces, son capturadas por buzos o atrapadas en redes.  En algunos casos, se enredan y ahogan en redes o sogas de distintos artes de pesca, tanto activos como descartados a la deriva.

Negro: Nuestro héroe

En la isla Saona, Parque Nacional Cotubanamá, vive una persona muy especial, llamada Pelagio Paulino, cariñosamente  «Negro».   Es guardaparques de Ministerio de Medio Ambiente, y desde 2004 viene entrenándose con Grupo Jaragua, al punto que ahora sabe mucho más de tortugas marinas que nosotros.  Sabe leer us huellas como nadie, y también sabe convencer a la gente que respete a estos fabulosos animales y sus nidos. Cada día cientos de visitantes llegan al tortugario que ha improvisado en su casa . Si visitas la isla Saona, no dejes de saludarle y felicitarle!

Negro confirma un nido de carey en una playa de isla Saona

Conservación de las poblaciones anidantes

Desde 2006, apoyándonos en los guardaparques de los parques nacionales Jaragua y Cotubanamá en Isla Saona, a los cuales hemos entrenado, tratamos de contabilizar los nidos puestos en playa y de darles seguimiento.  Esto se hace mediante patrullajes de playa de día y/o noche. Esto nos permite ver si las medidas de conservación están dando frutos.

Nuestro Pablo Feliz marca un nido en Bahía de las Aguilas junto al guardaparques Francisco Feliz

Monitoreo

Desde 1997 junto a pescadores del campamento de Trudillé, en el Parque Nacional Jaragua, empezamos a hacer censos estadarizados de juveniles de tortugas carey y verde.  Esto lo hacemos mediante buceo a pulmón (snorkel) a profundidades de 15 metros o menos.  Las densidades se han mantenido relativamente estables para cada sitio (oscilando entre 3 y 9 tortugas observadas por hora, aproximadamente, de acuerdo al sitio).

Tomando muestra para análisis genéticos en isla Cabritos

Investigación

La agregación de tortugas juveniles (carey y verde) encontrada en el Parque Nacional Jaragua y Cabo Rojo nos ha permitido realizar estudios sobre su crecimiento, fidelidad a sitios, dieta y su ecología en el arrecife de coral. Cada tortuga capturada para toma de mediciones es liberada en el mismo lugar de su captura gracias a la tecnología de GPS.

Tomando muestra para análisis genéticos en isla Cabritos

Telemetría satelital

Entre 2008 y 2019, hemos colocado 18 transmisores satelitales en tortugas carey y verde de la República Dominicana.  Esto nos ha permitido confirmar que el Caribe es su patio.  A nuestro país llegan a anidar hembras residentes en aguas de Nicaragua, Honduras, Las Bahamas, Venezuela y de la costa dominicana también.  Por eso, debemos aunar esfuerzos con la región para poder conservar estas poblaciones compartidas.

Omar Shamir Reynoso coloca un transmisor en Pepina, una tortuga verde de Manresa, San Cristóbal

Cambio climático

  Con el calentamiento global, las playas arenosas que necesitan las tortugas marinas se ven cada vez más amenazadas.  Esto se debe a su eliminación parcial o total por el aumento del nivel del mar y la incidencia de tormentas más intensas y más frecuentes que ya está trayendo el cambio climático.  En este escenario, es muy importante respetar la duna y la vegetación natural de las playas para puedan persistir.  También, el cambio climático afecta a las tortugas porque el sexo de las crías se determina por la temperatura a la cual se incubaron lso huevos.  Si es menor de aproximadamente 29 grados (varía según especie y lugar) en promedio durante la incubación, se obtienen más machos; si es mayor, más hembras.  Por esto, lo que esta alteración de las proporciones de machos y hembras pueda traer para su futuro.

Tortuga tinglar anidando en Bahía de las Águilas

El problema del plástico

Los plásticos son una amenaza para las tortugas marinas porque: 1) Pueden ingerirlos por error, ocasionando que se ahoguen, desarrollen obstrucciones intestinales o incluso la muerte, 2) degradan su hábitat de alimentación y anidamiento, pudiendo a veces evitar que las crías salgan de su nido exitosamente y 3) los usados en algunas artes de pesca (soga plástica y línea de monofilamento) también sirven como armas ciegas cuando se encuentran con las tortugas, ya sea pescando o descartadas a la deriva.  Es preciso que se regule la producción de plástico, especialmente los envases de un solo uso (desechables). También aporta tu granito de arena reduciendo y reusando lo más que puedas.

Un tinglar intenta anidar en la playa Mosquea, Parque Nacional Jaragua

Educación

Hemos estado educando sobre las tortugas marinas en República Dominicana desde hace más de 20 años.   ….

Con el apoyo de: